Datos Técnicos

Consejos de Mantenimiento de tu Vehículo antes de las Vacaciones

Con la llegada de las vacaciones de invierno, muchas familias aprovechan la oportunidad para viajar y descansar del ritmo acelerado de la ciudad. Pero antes de un viaje, es necesario revisar aspectos fundamentales del auto.

Ford entrega estos útiles consejos y aclara algunos mitos y verdades sobre la conservación de piezas y equipos automotrices. Realizar la revisión de forma correcta y periódica, según manual del propietario, es sinónimo de tranquilidad, economía y, principalmente, seguridad. Estos son los puntos clave en lo que debes poner atención:

 

  • Batería:proporciona energía eléctrica a todo el auto, incluyendo el motor de arranque, el sistema de encendido y el sistema eléctrico cuando el motor no está conectado. Cuando el vehículo no esté funcionando, mantenga la llave de encendido en la posición “apagado” y evite utilizar durante mucho tiempo la iluminación interna, los focos, el sistema de sonido y la ventilación, para no descargarla batería. No olvide revisarla trimestralmente, aunque esté sellada.

 

  • Neumáticos: manténgalos en buenas condiciones y nunca circule con neumáticos lisos o fuera de la calibración recomendada por el fabricante. Los neumáticos desgastados tienen una capacidad limitada de adherencia. El límite de desgaste indicado en los neumáticos siempre debe respetarse y la presión de ellos debe ser monitoreada semanalmente.

 

  • Alineación y balanceo: se debe realizar en conjunto con los cambios de neumáticos, pero el auto también “avisa” cuando algo no está bien. Si se mueve hacia la derecha o a la izquierda cuando se libera el volante por un corto período, es hora de alinear la dirección. Si el volante vibra o el auto presenta ruidos de rodaje a determinadas velocidades, puede ser necesario el balanceo de los neumáticos, lo que ayuda a que las ruedas giren sin provocar vibraciones, evita el desgaste irregular, mejorala conducción, la seguridad y el ahorro de combustible.

 

  • Filtros de aire, aceite y combustible: tienen la función de retener las impurezas y necesitan ser cambiados en el plazo indicado en el manual del propietario. Utilizar combustible de calidad y evitar circular con el tanque en la reserva, son acciones que contribuyen a mantener la vida útil del filtro de combustible.

 

  • Aceite del motor: el propietario del auto puede comprobar fácilmente el nivel de aceite. Con el motor frío y en una superficie plana, basta con retirar la varilla y comprobar la marca. Si es necesario el cambio, acuda a un punto de la Red de Servicio Técnico de Ford. Manténgase atento al kilometraje o al tiempo indicado en el manual, el que orienta también sobre cuál aceite utilizar. Solo rellene si el nivel está cerca del mínimo y siempre con aceite de la misma especificación.

 

  • Combustible: quien piensa que andar con combustible en la reserva hace que el auto pese menos está equivocado, es más, esta práctica puede perjudicar el funcionamiento. Al mantener un nivel bajo, cualquier impureza presente en el fondo del tanque puede ser transportada a los inyectores y obstruirlos, causando fallas en el motor. Además, cuanta menos gasolina hay en el estanque, mayor es la cantidad de aire, favoreciendo la evaporación y aumento en el consumo. Cargue combustible tan pronto como la luz de advertencia se encienda.

 

  • Pastillas de freno: se recomienda una inspección periódica cada 10.000 kilómetros. Si se oyen ruidos provenientes del sistema de frenos, como un silbido, puede que el material de fricción esté gastado. Aplazar el cambio pone en riesgo la seguridad y además genera desgaste en otras piezas del sistema, como el disco de freno.

 

  • Amortiguadores: deben ser inspeccionados cada 20.000 kilómetros, o antes, si hay ruidos, golpes o inestabilidad. El cambio puede variar entre los 40.000 y 80.000 kilómetros, dependiendo del tipo de uso del vehículo.

 

  • Correa de distribución: los síntomas que pueden indicar la necesidad de cambio son ruidos tipo chillido, dificultad de partida y fallas en aceleraciones.

 

  • Embrague: cuando hay desgaste, el pedal se vuelve duro y se hace más difícil pasar los cambios. Su durabilidad se extiende hasta los 80.000 kilómetros aproximadamente. No conduzca con el pie apoyado en este pedal y así evitará que disminuya la vida útil del sistema.

 

  • Plumillas de limpia parabrisas: las plumillas desgastadas no quitan el agua de lluvia adecuadamente y pueden dejar rallas, perjudicando la visibilidad y la seguridad. Además, es importante conservar el parabrisas limpio y siempre comprobar el nivel de agua del limpiador.

Comentarios

Comentarios

Arriba