Dakar

#Dakar2018. Belén solo perdona a Walkner y Pablo Quintanilla: “Era clave navegar bien, si subía el ritmo era muy poco lo que podía ganar”

La décima etapa ha sido la más dura y revuelta del Dakar. Quienes lideraban la carrera, el argentino Kevin Benavides (Honda), el australiano Toby Price (KTM) y el francés Antoine Meo (KTM), tomaron mal un rumbo durante 50 kms y perdieron más de 40 minutos en la clasificación, mientras que el francés Adrien Van Beveren (Yamaha) abandonó tras una fuerte caída y el español Joan Barreda (Honda) volvió llegar golpeado al bivouac.

En este movido escenario, el austríaco Matthias Walkner (KTM) salió ileso, ganó el día y tomó la punta de la general con 39 minutos de ventaja sobre Barreda, al tiempo que Pablo Quintanilla (Husqvarna) finalizó segundo y se puso noveno en el acumulado, restando cuatro días de ardua competencia.

Respecto, a su actuación, Quintanilla comentó que “sabía que hoy era muy fácil cometer errores, si subía el ritmo era muy poco lo que podía ganar y mucho lo que perdía si me equivocaba en la navegación. Finalmente, de la manera en que corrí la etapa me dio buen resultado; las situaciones que enfrenté me obligan a tomar el Dakar con una estrategia diferente al resto (…) Era clave navegar bien, y los pilotos de adelante trataron de hacerlo a la misma velocidad en que veníamos corriendo las otras etapas, pero era muy riesgoso. En esta geografía argentina los ríos secos tienen millones de brazos, hay que seguir exacto el CAP y el odómetro de la moto, porque una pequeña falla en la lectura te manda 20, 30 o 40 kilómetros hacia otra dirección”.

Comentarios

Comentarios

Arriba